26 septiembre, 2022

Fiscal de Corte negó haber atribuido redacción de leyes clasistas a legisladores

El fiscal de Corte, Jorge Díaz, negó haber utilizado el término “clases” para poner en tela de juicio la forma como los legisladores redactan leyes que redundan en presunto beneficio de los ricos y en desmedro de los pobres.

“Cuando leí el titular también me sorprendí porque no utilizo habitualmente los conceptos ‘ricos’ y ‘pobres’; es más, no utilizo jamás creo que de la nota no surge el término ‘clases’», afirmó Díaz ante la Comisión de Constitución y Legislación de la Cámara de Diputados el pasado miércoles 31, a la cual fue citado a instancias del diputado colorado Ope Pasquet.

Pasquet había expresado su preocupación por las declaraciones que Díaz realizó el domingo 7 de mayo al diario La República “porque creo que tienen un primer efecto en la opinión pública en el sentido de deslegitimar el sistema”.

La frase de Díaz, que centró la discusión, dice lo siguiente: “A las leyes las hacen generalmente los representantes de las clases más pudientes […]». Él ha aclarado que no las utilizó; las imputamos, entonces, a la incorrección de la versión periodística. Pero me parece que esa aclaración ya justifica esta instancia, porque no podríamos dejar pasar en silencio que se diga que aquí actuamos con criterios clasistas, porque eso era lo que podía inferirse.

Como parte de su descargo, el fiscal de Corte aseguró que nunca utiliza el término «clases». “Me sorprendió que se hablara de ricos y pobres porque generalmente tampoco hablo en esos términos, pero si el periodista lo puso yo jamás voy a desmentir a un periodista, lo habré dicho y, probablemente, esa frase se deba a la intención de resumir todo un pensamiento; evidentemente, se fracasó en la intención porque no demuestra cuál es mi pensamiento sobre el punto, ya que jamás hablo de clases”, señaló Díaz.

Un sistema que sería injusto

Previamente, al exponer las razones del llamado a Comisión, Pasquet había advertido que “si tenemos un sistema que manda presos a los pobres pero no sabemos si los ricos van presos o no y ello por ese origen de clases de los señores legisladores, etcétera‑, la conclusión que muchos pueden sacar es que es brutalmente injusto, que manda presos a unos y que garantiza la impunidad de otros. En un sistema así de injusto da la impresión de que el delincuente es una víctima”.

Y agregó: “Entonces, la lectura es que en este sistema injusto que manda presos a los pobres, en realidad, los delincuentes son víctimas. Y las pobres víctimas de los delitos no sabemos qué son (…) La víctima del delito, el trabajador, el que se ve afectado en su derecho, en su integridad física, en su tranquilidad y la de su familia ¿qué consideración merece en este esquema? Creo que sale muy mal”.

En cuanto a los operadores del sistema, Pasquet señaló que “los señores legisladores ‑por supuesto‑, los fiscales, los jueces y los abogados ¿qué son? ¿Es gente que legítimamente trabaja por lo que cree que es un ideal de justicia y que de buena fe lo persigue según cómo cada uno lo entienda? ¿O son tristes operadores de un sistema que se sabe que es injusto, que manda presos a los pobres y que deja en libertad a los ricos pero, sin embargo, cada mañana se levantan y van a cumplir su triste misión? Me parece que todo este panorama es injusto, equivocado y, además, desalentador para los que trabajan en el sistema”.

Más adelante, dijo que le parecía importante “que demos el mensaje a la ciudadanía de que vamos a hacer respetar la ley, de que quienes cometan delitos van a ser castigados como corresponde, con arreglo a derecho, de que vamos a perseguir la conducta injusta donde quiera que esté, sin fijarnos en la clase social de quien comete el delito, buscando el cumplimiento de la ley, en el entendido de que es pareja para todos, que todos somos iguales ante la ley”.

 

UA-78784837-1