21 agosto, 2018

La otra cara de la FEUU

Por Aníbal Falco (El Observador)

Según el sociólogo César Aguiar, cuando una sociedad tiene que elegir a un gobierno en un escenario político como el uruguayo donde los actores que predominan son partidos policlasistas, esa sociedad opta por votar partidos que tienden ideológicamente al centro. En cambio, al tener que elegir grupos de presión o sindicatos que representen y defiendan intereses más directos y particulares, los electores suelen inclinarse por una izquierda más radical que a la hora de negociar tranque con mayor fuerza. A esta observación, Aguiar la denominó “la doble escena”. El politólogo Adolfo Garcé también entiende que la sociedad, en ese campo, se comporta de manera muy sofisticada y racional.

Bajo esta lógica también opera la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU). O al menos, así lo entienden Juan Andrés Fernández y Federico Asiaín, integrantes de Bloque Reformista Universitario en Marcha (BRUM), un grupo minoritario dentro de la FEUU que surgió en febrero de este año para intentar cambiar esa realidad, y que obtuvo en las últimas elecciones de mayo un secretario en nueve en la Coordinadora del Centro de Estudiantes de Derecho, y tres convencionales de 20 electos por Derecho en la FEUU.

Aunque desde la agrupación señalan no tener ningún vínculo institucional u orgánico con el Partido Colorado, la realidad es que dentro de los 30 o 40 militantes con los que cuentan, la mayoría son de extracción batllista –de lo que no reniegan–. De todos modos, aseguran que su intención es representar a todos los estudiantes independientemente de banderas políticas.

El pasado 9 de agosto BRUM manifestó su “rechazo enfático” a la declaración de la FEUU que rechazaba la decisión del gobierno uruguayo de suspender a Venezuela del Mercosur. Tanto es así, que la agrupación decidió no participar de la marcha en conmemoración de los mártires estudiantiles del 14 de agosto. Para Fernández, vocero de BRUM, el país caribeño es un asunto paradigmático dentro de la federación por una cuestión de principios.

“Es evidente que en Venezuela hay una ruptura del orden institucional, violaciones flagrantes a la Constitución y la separación de poderes, con un Poder Judicial que oficia de instrumento para el Ejecutivo y una Asamblea Nacional elegida soberanamente que es atropellada de forma permanente. Se persigue, encarcela y asesina, entre ellos a muchos estudiantes”, apuntó. Agregó que la decisión adoptada el 14 de agosto se debe a que representa una incoherencia “gigantesca” convocar a una marcha en homenaje a los mártires de hace 40 años y no decir una palabra acerca de los estudiantes venezolanos.

Tantas son las diferencias, que al hablar sobre sus colegas del movimiento estudiantil el vocero de BRUM no tiene pelos en la lengua: “Lo que ocurre es que en la FEUU predomina una forma de entender la izquierda, que no es la única que hay, pero que en este caso es autoritaria, antiliberal y entiende la democracia como algo simplemente instrumental”, dijo.

Para Fernández, los grupos más moderados dentro de la federación no están dando la lucha interna dentro de los órganos, ya que se terminan plegando “a una posición obsecuente con una dictadura que asesina estudiantes”. “Nosotros queremos dar esa lucha en la interna”, aseguró.

Por su parte, Asiaín consideró que incluso los sectores más moderados como el Frezelmi (con participación en la FEUU) responden a una forma de trabajo “patotera”, por la cual se cierran y abroquelan, no permitiendo que haya instancias de diálogo y participación. “Es muy difícil dar una lucha interna porque se trata de impedir por todos los medios que uno tenga una voz distinta. Por eso hacemos oposición con carteleras o comunicados, ya que institucionalmente no se nos permite participar”, señaló.

Rechazo al debate

El pasado 16 de agosto integrantes de BRUM y de la Mesa Ejecutiva de la FEUU fueron invitados a debatir al programa Suena Tremendo de radio El Espectador. Sin embargo, ante la negativa de la Mesa Ejecutiva, el potencial intercambio de ideas derivó en una entrevista al vocero de BRUM, Juan Fernández.

Sobre esto, el secretario de cogobierno de la FEUU, Mateo Cattivelli, dijo a El Observador que cuando llegó la invitación se evaluó que BRUM integra la Federación y tiene representantes en algunos de los órganos, y se entendió que un medio de comunicación no era el mejor lugar para discutir las diferencias internas.

“Cualquiera que conozca la Federación un poco sabe que hay una diversidad muy amplia de opiniones y se puede ver tanto en las resoluciones como en las discusiones que se dan cotidianamente”, argumentó Cativelli.

CGU no participa de elecciones en la FEUU

Entre los años 1988 y 1991 la Corriente Gremial Universitaria (CGU) resolvió no participar más de las elecciones en que se eligen representantes en la FEUU. Según el consejero de CGU, Ariel Ghans, esto se debe a que la agrupación no comparte la visión centralista de la universidad que tiene la FEUU ni la declaración de sus principios. CGU participa de las elecciones cada dos años en las facultades de Veterinaria, Arquitectura, Medicina, Agronomía, Ciencias Sociales, pero no tiene ninguna participación orgánica dentro de la FEUU y es una opción aparte.

Artículo publicado en El Observador.
UA-78784837-1